Ontología cartesiana

El Cogito es lo primero que se conoce. Al ámbito del cogito pertenecen todos los pensamientos, sentimientos, deseos, recuerdos, fantasías, etc. ¿En qué se parecen todas estas actividades y estados mentales? En que son finitos y son inextensos. El ámbito del pensamiento no tiene extensión, no tiene cuerpo, no es señalable. Descartes divide la realidad ontológica en tres ámbitos o sustancias. El concepto de sustancia que maneja Descartes es distinto al concepto tradicional aristotélico de sustancia. La sustancia ya no es lo que subyace al cambio, sino lo que no requiere más que de sí misma para existir, es decir, que existe de una forma autónoma e independiente del resto de sustancias. Nosotros lo explicamos con el giro subjetivo de la modernidad: podemos hablar de sustancias diferenciadas en la medida en la que nosotros podemos comprenderlas con atributos distintos. Fruto de esta definición que acabamos de dar, otro racionalista como Spinoza sostiene que dado que uno de los atributos es la existencia y las sustancias se distinguen por los atributos, si una sustancia tiene el atributo de existir otra ya no lo puede tener, es decir, que el concepto de sustancia implica necesariamente la unidad del mundo y, por tanto, la no divisibilidad en los tres ámbitos cartesianos. La sustancia única es también llamada naturaleza o Dios – Deus sive natura sive substantia. Para Descartes tiene que existir una cierta analogía del ser, según la cual la existencia es un atributo compartido que se dice de distintos modos según los otros atributos con los que definamos cada una de ellas. Existen entonces tres sustancias:

i) La res cogitans es el ámbito del pensamiento. Es inextensa y finita: Yo soy distinto de otro Yo, un pensamiento es distinto de otro pensamiento, un concepto es distinto de otro concepto. Podemos dividir entonces esta sustancia pensante en varios pensamientos o acciones. Esta sustancia es la primera que conocemos: lo primero que conocemos de la realidad es nuestra propia conciencia, nuestra propia identidad, que es el soporte de todo pensamiento, todo deseo, toda voluntad. La demostración de la existencia de esta sustancia es la solución a la duda hiperbólica, como hemos visto en el anterior apartado.

ii)La res extensa es el ámbito de lo corpóreo. Se caracteriza por tener figura y extensión. La figura es lo que hace que podamos estudiar geometría – frente al platonismo de las ideas objetivas – y la extensión es la propiedad de ocupar un espacio determinado. La idea de extensión como espacialidad infinitamente divisible hace que Descartes rechace el atomismo. La demostración de la existencia de las cosas extensas es doble: por un lado, tenemos ideas que suponen causalidad externa: si yo tengo la idea “mesa”, necesariamente represento una mesa que cause la “mesa”. Ahora bien, ¿qué justifica que yo sepa que la “mesa” es causada por la mesa? Necesitamos la idea de Dios para justificar la relación causal entre “mesa” y mesa, es decir, que hay un objeto exterior, la mesa objetiva, del que procede mi idea “mesa”. La sustancia extensa funciona de manera mecánica: toda acción en el mundo tiene un efecto que se puede explicar a través de leyes. El mecanicismo es un concepto que expresa una metáfora: el universo es como un reloj en el que las distintas piezas siguen mecanismos causales que resultan en efectos predecibles armonizando partes con partes.

iii)Dios o la res infinita. Dios es infinito e incorpóreo, no se puede dividir y todo lo que existe es efecto de su poder. Los argumentos sobre la existencia de esta sustancia los hemos probado en el apartado anterior Hay que recordar que ahí ya no vemos a Dios desde el punto de vista teológico-religioso, como objeto revelado de la fe y sujeto de la misma, sino que Dios es concepto necesario para la construcción de un método para el conocimiento: Dios es aquí el Dios de los filósofos, un Dios que responde exclusivamente a las exigencias de la Razón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s