La antropología y la psicología en Aristóteles

La teoría del conocimiento nos ha tratado de demostrar cómo se puede entender un conocimiento empírico y necesario a la vez, rechazando cualquier experiencia previa a nuestra propia experiencia. No existía un conocimiento previo porque incluso aunque lo hubiese las formas son conocidas por inducción, esto es, tras la observación. Nos queda ahora el tercer vértice del triángulo platónico que trata de desmontar Aristóteles: la inmortalidad del alma. La objeción principal de Aristóteles a Platón tendrá que ver con el tránsito de una comprensión del ser humano – antropología – a una forma de concretar los procesos que rigen el alma: la psicología.

La objeción de Aristóteles a los argumentos platónicos sigue el mismo esquema: nuestro conocimiento tal como se nos muestra comienza con los sentidos, y por lo tanto lo que habría que demostrar es que el alma es inmortal, porque lo que nos parece evidente en nuestra vida es más bien lo contrario. Para demostrar la inmortalidad del alma habría que demostrar que existe la posiblidad de pensar de forma independiente al cuerpo. El empirista dice que no hay nada en el intelecto que no haya existido previamente en los sentidos. Una afirmación del tipo “No existe ningún X tal que tenga la propiedad P” se refuta diciendo “Existe al menos un X tal que tiene la propiedad P”. Si yo digo “No existe ningún X alumno de bachillerato tal que tiene la propiedad P de ser multimillonario”, la existencia de solamente un multimillonario alumno de bachillerato refutaría mi proposición. Aristóteles va a tratar de demostrar en Acerca del alma que el alma es mortal, y que el pensamiento es un producto natural del alma. Para estudiar el alma vamos a tener presente lo dicho en los apartados anteriores.

El alma tiene esencialmente dos funciones: el movimiento y el conocimiento – comenzando siempre a través de la sensación. En cuanto al movimiento, poco queda que añadir. En Platón veíamos que una de las nociones tradicionales de la psyche era la del principio de movimiento. La muerte supone la desaparición del alma, y el abandono del cuerpo a su carácter de soma, cadáver. En cuanto al conocimiento, veremos que tenemos que estudiar cuáles son los distintos tipos del alma, puesto que existirán modos distintos de conocer según las facultades. Así, el alma se dice de tres maneras:

-El alma es la esencia del cuerpo. Aristóteles aplica aquí su teoría de la sustancia al ser humano: somos un compuesto hilemórfico en el que la materia es el cuerpo y la forma, esencia y definición es el alma, y no podríamos entender lo uno sin lo otro. Cuando se dice quiénes somos nosotros, se nos define efectivamente no por todas las cosas que hacemos, sino sólo por algunas – como veremos en la Ética – pero eso no hace que podamos pensar que nuestra naturaleza se define solamente por propiedades del alma. Necesitamos del cuerpo para actuar. Nosotros somos la unidad sustancial de nuestro cuerpo y nuestra esencia. En la Ética vemos que una vida virtuosa es aquella que ejercita continuamente la virtud a lo largo de toda la vida: no hay separación de esferas, pues todo nuestro hacer es una unidad.

En la teoría de la sustancia hemos visto también que la materia era la potencia y la forma era el acto. Efectivamente, entendemos aquí que el cuerpo busca su perfección y su realización en el alma, esto es, el alma es entelequia del cuerpo. Estamos ya orientándonos a la teoría de la autorrealización en la ética. Esto se entiende con un ejemplo: nosotros tenemos distintos órganos, y los órganos son lo que son en cuanto que son cuando cumplen determinada función. Esa función es lo que define a los órganos: si distinguimos entre el corazón y los pulmones es por su esencia, esto es, porque se encargan de tareas distintas. El alma sería lo que hace que los órganos pasen de su potencia – poder bombear sangre o transformar el oxígeno en dióxido de carbono – en acto – realizar su tarea efectivamente. Introducimos entonces una tercera característica del alma: el alma es la función del cuerpo. ¿Qué diferencia hay entre el estómago y la digestión, o entre el cerebro y el pensamiento? Lo segundo es función de lo primero, es decir, que lo primero actúa según requisito de lo segundo. El alma causa este movimiento de lo posible a lo real.

El alma es una totalidad que se puede dividir en varias funciones. Tendríamos entonces tres tips de alma: el alma vegetativa, que se encarga fundamentalmente de la nutrición, el alma sensitiva, que se encarga del conocimiento sensible, y el alma racional. El alma sensitiva es el alma que tienen las plantas, y se encarga del mantenimiento del cuerpo, la alimentación y el movimiento. El alma sensitiva es el alma que tiene los cinco sentidos externos, aquellos que procesan la información exterior al cuerpo. Este alma es una tabla rasa, es decir, es una especie de pizarra en blanco que no tiene ningun tip de conocimiento a priori. Por último tenemos el alma racional o el intelecto. Este se encarga propiamente del conocimiento y de la parte activa del saber: tendríamos aquí el sentido común – la sinestesia – , la fantasía y el entendimiento discursivo. El entendimiento es teórico y práctico, y en el ámbito práctico añadimos también la facultad volitiva o voluntad. El entendimiento es la facultad que nos ayuda a conocer los principios generales de la realidad, y como hemos visto tiene que ser infalible. Se encarga de reelaborar los datos que proceden de los distintos sentidos e intuir los primeros principios. El intelecto se divide en dos: existe un entendimiento pasivo, que es el que está en potencia, y un entendimiento activo, que es el que eleva la potencia a acto. Este entendimiento no es individual. En cuanto que es pasivo, el entendimiento tiene en potencia las formas universales, en cuanto que activo el entendimiento es capaz de realizar esas formas a través del acto cognitivo. A partir del entendimiento agente parece que se da lugar a una especie de pensamiento universal transindividual que sería propio de Dios o de un entendimiento inmortal. Este entendimiento estaría más allá del compuesto hilemórfico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s